Piedra Dragón

Ciencia y origen de la Piedra Dragón

La piedra dragón es un tipo de epidota con piemontita roja. La piemontita en sí es un miembro de la familia de la epidota y se puede encontrar en formaciones de cristales prismáticos y aciculares. La epidota es una lupa natural de toda la energía en su entorno y atrae lo que emites. Esta combinación de piedra es común cuando se encuentra formada en rocas metamórficas como el mármol o el granito. Una ocurrencia más rara que forma la Piedra Dragón es cuando se forman a partir de una alteración hidrotermal que transforma rocas sedimentarias y metamórficas en rocas ígneas. Esta formación solo se ha encontrado en minas de cobre dentro de Sudáfrica, y generalmente rodean las aguas termales naturales modernas, de ahí la teoría de su formación.

Significado y energía

La Piedra Dragón es una piedra que activa y desbloquea el corazón. Se sabe que la piemontita fortalece y rejuvenece el corazón y sana el cuerpo emocional. Sus rayos rojos que pulsan en un trozo de epidota mejoran la velocidad a la que el corazón sana y ayuda a una reconexión entre la mente, el corazón y el alma. Esta importante reconexión te permite hablar y sentirte como un solo ser, y no solo sentimientos dispersos y emociones desconectadas. La Piedra Dragón es una de las mejores piedras para cualquiera que esté estrictamente buscando trabajar en sí mismo para que puedan ser mejores para los más cercanos a ellos. A medida que las vibraciones de estas piedras impregnan tu corazón de amor, coraje y poder, te darás cuenta de que irradias esa energía a los demás.

Es importante recordar que la epidota atrae la energía que emites. Tiene una influencia similar al karma en el sentido de "lo que va alrededor viene". Si tienes un mal día y notas que tu producción de energía es muy negativa, te recomendamos que pongas el pedazo de Piedra Dragón a un lado hasta que puedas tomarte un momento del día y trabajar en ti mismo.

La Piedra Dragón también es una herramienta de manifestación muy poderosa. Es una piedra perfecta para establecer su intención diaria y empuja a uno a alcanzar sus objetivos por su energía que proviene directamente del corazón. Uno pronto aprenderá que la energía radiante de un corazón que late es lo suficientemente fuerte como para ayudarlo a lograr sus sueños más salvajes. La Piedra Dragón es un recordatorio constante en este mundo de que todo es posible, incluso esta rara combinación de dos cristales extremadamente poderosos.

Al meditar con esta piedra, recomendamos colocarla en su corazón y respirar profundamente, siendo cada respiración más lenta que la anterior. Cierra los ojos e imagina que tu corazón palpitante se ralentiza y se abre. Permita que los rayos rojos de las piedras llenen el corazón de amor, pasión, coraje y energías curativas. Deje que estas energías comiencen a bombear a través de su cuerpo con cada latido del corazón, llenando hasta el último centímetro de su cuerpo con energía nueva y rejuvenecida. Hacer esto diariamente o varias veces a la semana tendrá un tremendo impacto en su estado de ánimo, relaciones y autoestima.

Combinaciones de cristales

Cuando trabaje con Rocadragón, recomendamos usar Cuarzo Rosa junto con él. El cuarzo rosa mejorará la fuerza de las vibraciones del corazón de la epidota y la piemontita, y es un poderoso remedio para cualquier dolor, tristeza, trauma, emociones llenas. Ambas piedras juntas trabajan para empoderar nuestro cuerpo emocional y presionar para que más positividad irradie a través de nuestro aura.

Chakras

Plexo Solar Sacro Corazón Garganta

Planetas

Tierra

Signos del zodiaco

Géminis Sagitario

Elementos naturales

Tierra Agua Aire

Propiedades

CorajeEquilibrioExpresividad sin ComplejosFelicidadRejuvenecimientoRelaciones y AmorLuto y dolorManifestacionesMeditaciónMejorar tus PropósitosSer resolutivoOportunidadesPaciencia y CalmaPasiónPoderTraumasVoluntadCompasiónComprensión emocionalComunicaciónConfianza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.