Labradorita

Ciencia y origen de la labradorita

La labradorita es un mineral de feldespato plagioclasa que cristaliza en forma de masas. Este mineral fue descubierto por primera vez en la Isla de Paul, cerca de la Península de Labrador en Canadá. Fue fundada por el misionero moravo y lleva el nombre de su ubicación. La labradorita es famosa por su espejismo de colores y la exhibición de labradorescencia. Su destello de colores puede contener azul, verde, amarillo, naranja, rojo e incluso púrpura. Este mineral se puede encontrar en los Estados Unidos, Canadá, Madagascar, Rusia, Noruega y el Reino Unido. En Finlandia, se descubrió una variación de labradorita que muestra todo el espectro de colores. Esta variedad especial recibió el nombre de Spectrolite.

Labradoressence

A diferencia de la mayoría de las piedras, el color que se muestra de la labradorita no proviene de la luz reflejada desde la superficie de este mineral. En cambio, el espectro de colores que está viendo es causado por la luz que se refleja en una superficie de hermanamiento dentro de la piedra. La diferencia de colores depende del tipo de superficie de hermanamiento de la que se refracta la luz.

Significado y energía

La labradorita aprovecha el verdadero potencial de nuestro propio poder transformador. Personalmente, es una de las primeras piedras que nos introdujo en el mundo del cristal. Si usted es alguien que experimenta ansiedad o está constantemente dudando de sí mismo, labradorita es la piedra a la que mirar. Si está experimentando un ataque de ansiedad, le recomendamos que sostenga o frote un trozo de labradorita, recordándose a sí mismo que tiene el poder de convencerse de cualquier situación. Es difícil para nosotros darnos cuenta a veces de lo poderosas que son realmente nuestras mentes. Así como podemos trabajar para salir de las situaciones, siempre podemos calmarnos. Somos el juez, el jurado y los verdugos de nuestro propio destino, así que ¿por qué no juzgarnos dignos de felicidad y potencial?

A menudo somos rápidos para juzgarnos y etiquetarnos a nosotros mismos y a los demás que nos rodean. Cada vez es más difícil para nosotros hablar positivamente sobre nosotros mismos y lo que tenemos para ofrecer al mundo. La indignidad es un pensamiento paralizante que puede detener a cualquiera en su camino. Encontrar la luz que todos tenemos dentro de nosotros mismos puede ser difícil, pero requiere que miremos en la dirección correcta. Una vez que veas ese destello y brillo, rápidamente te darás cuenta de tu verdadero potencial. Esta es una imagen especular de lo que la labradorita tiene para ofrecer tanto física como energéticamente. Una vez que atrapas ese pedazo de labradorita a la luz correcta; toda la magia cobra vida. La labradorita nos recuerda que solo necesitamos vernos a nosotros mismos y a los demás con la luz correcta para ver lo que realmente nos hace brillar.

Combustible etérico y escudo

Parte de ser un practicante de magia requiere que uno tenga los amuletos y herramientas adecuadas a su alrededor para conjurar, transferir y canalizar energías hacia afuera. La labradorita puede ser apodada "El combustible de los magos" debido a su capacidad para ayudar a uno a medida que despierta su verdadero potencial. Si te encuentras en una situación en la que necesitas protección tanto física como espiritual, la labradorita te ayudará con su barrera de luz luminiscente. A medida que creas y comienzas a viajar por el universo, actúa sin miedo, ya que la labradorita te proporcionará una capa protectora. No importa el tamaño de la Labradorita, las energías siempre estarán ahí para recordarte tu verdadero poder radiante.

Chakras

Raíz Corazón Corona Sacro Garganta Tercer Ojo Plexo Solar

Planetas

Luna Urano

Signos del zodiaco

Sagitario Tauro Escorpio Leo Piscis

Elementos naturales

Aire

Propiedades

IntuiciónCreatividadCalmar la AnsiedadHabilidades PsíquicasSincronizaciónTransformaciónAlineamiento con Planos SuperioresConciencia AgudizadaConexión con la naturaleza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.