Ámbar

El ámbar, a menudo conocido como Copal, es una resina de árbol botánico llena de una mezcla de material hidrocarbónico. Técnicamente la comunidad geológica no define el ámbar como un cristal debido a su creación derivada de la materia orgánica. La mayoría del ámbar se forma a partir de árboles que existieron hace 40 a 120 millones de años. ¡La pieza más antigua conocida de ámbar data de hace 320 millones de años! Esta pieza histórica fue encontrada en 2009 en una mina de carbón de Illinois (EE.UU.). Los depósitos más grandes de ámbar se encuentran en la región báltica de Europa, Asia occidental, así como Königsberg, Rusia. Se cree que más del 90% del ámbar que se puede extraer proviene de la región rusa. Las piezas se encuentran por las olas que arrancan fragmentos del fondo marino y los arrojan a la costa. Otras localidades importantes de Ámbar incluyen el norte de Myanmar (estado de Kachin), el oeste de Ucrania y la República Dominicana. El ámbar se encuentra comúnmente en su tono solar dorado, pero también puede aparecer como un negro profundo, gris o azul. El ámbar también ha sido referenciado como Lyncurius debido a su apariencia similar a la orina solidificada de un gato lince.

El ámbar es una de las primeras sustancias utilizadas por el hombre. Se ha encontrado evidencia del uso del ámbar en la era neolítica (hace 12.000 años). Ha sido referenciado en textos históricos como La Odisea de Homero. Los principales usos del ámbar son en joyas, amuletos y baratijas con la esperanza de curar y protegerse de las deidades negativas. Estas propiedades medicinales también se extendieron en la antigüedad por todo el mundo. Se encontraron piezas dentro de tumbas egipcias, templos sagrados indios y sitios históricos de oración asiáticos. En la medicina china antigua y moderna, se cree que el ámbar tiene una gran cantidad de propiedades curativas. Se cree que estos efectos calmantes y rejuvenecedores tratan la epilepsia, los trastornos sanguíneos, la amnesia, los trastornos urinarios y la estasis sanguínea. Comúnmente se muele en polvo y se digiere cuando se usa como tratamiento. Si está interesado en aprender más sobre los usos chinos, busque la investigación de Wang Yuxia o Jiao Shude.

Si tienes la suerte suficiente, puedes encontrar un insecto, animal o materia vegetal antigua incluida dentro de tu pieza endurecida de ámbar. Estas partículas biológicas encerradas permiten a los investigadores echar un vistazo más de cerca a la vida antigua. También ayudan con el estudio de especies extintas y materia de nuestro mundo primordial. Se han descubierto más de 1.300 especies de ámbar birmano ubicado en el estado de Kachin de Myanmar.

Copal es el nombre dado a una resina específica del árbol Protium Copal (Burseraceae) que creció en toda américa media. La resina de copal también se puede encontrar en el árbol Hymenaea Verrucosa (Fabaceae) ubicado en el este de África. Fue muy utilizado y comercializado a lo largo de la Edad Media europea. Sus usos iban desde fines medicinales hasta joyas, así como un ingrediente popular para el pulido de madera. Se ha dicho que los antiguos mayas quemaban Copal como incienso natural para prácticas rituales. Recientemente, los científicos han realizado estudios y han encontrado un efecto contra la ansiedad en animales que fueron expuestos a Copal. Puede notar la diferencia entre Copal y Ámbar haciendo referencia a su color. El ámbar, principalmente debido a su edad, tiene un tono dorado mucho más rico y oscuro. Copal, por otro lado, puede ser extremadamente amarillo claro e incluso puede parecer incoloro.

El ámbar resuena directamente con el plexo solar y el sistema de chakras sacros. Tu intuición comienza a brillar cuando trabajas con (o incluso usas) esta pieza a diario. Tu segundo cerebro, ubicado dentro de tu intestino, alberga casi todos los atributos que te hacen ser quien eres. Sin el uso constante y la expansión de tu propio conocimiento personal, estas partes definitorias de quién eres pueden estancarse lentamente a través de la inactividad. El ámbar te reeduca sobre cómo expresar tu cuerpo emocional y canalizar tu verdadero ser interior. El crecimiento se comprometerá tanto interna como externamente. El cambio y la incomodidad (el bueno) se ven forzados a tu perspectiva mental para inducir un rápido desarrollo de tu ser interior.

Cuando trabajes con Ámbar, no olvides que lo que tienes en tus manos es un pedazo de materia antigua que se formó en un mundo completamente diferente. Las energías dentro de la vieja Tierra eran extremadamente volátiles y albergaban una potente vitalidad de fuerza vital. Los elementos dentro de ese tiempo permitieron que los seres gigantes, criaturas, animales y árboles crecieran y florecieran. Usted también es capaz de aprovechar esta energía que una vez proporcionó los nutrientes necesarios para este crecimiento inexplicable. ¡Comienza tu sesión de meditación con tu pieza favorita de Ámbar y observa tu camino de vida mejorando ante tus ojos! Recomendamos especialmente llevar esta piedra a tus entrenamientos o sesiones de gimnasio.

Chakras

Plexo Solar Sacro Garganta

Planetas

Sol

Signos del zodiaco

Libra Leo Acuario

Elementos naturales

Fuego

Propiedades

PurificaciónCrear tu Propia RealidadCreatividadCuración físicaLuzManifestacionesSabiduríaAbundanciaAcciónConexión con la naturaleza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.